domingo, 8 de abril de 2018

¿Por qué en los organismos de investigación estamos hasta las narices?

Sí amigos y amigas. Hoy toca ponerse en plan 15 M. Y no porque me haya levantado reivindicativo sino porque llevamos 4 años levantándonos todas las mañanas sin saber si llegará ese día que nos dejen hacer ciencia sin tener que pelear con la burocracia. Una burocracia que, lejos de querer "controlar el gasto" lo que hace es "controlar la vida de las personas" que trabajamos en la administración en general y la actividad científica en particular. Ahora nos toca a nosotros. Han llegado #Los300INIA

Fuente

jueves, 22 de febrero de 2018

¡Un experimento de más de 25 años! ¿Estás loco? No, soy forestal

Como he comentado en varias ocasiones, cuando hablo con amigos que no son del gremio forestal y les cuento que el turno de una masa forestal es de más de 100 años, que el período de regeneración suele ser de más de 20 años y que la mayoría de la selvicultura que planifican nuestros compañeros que se dedican a la ordenación forestal la verán sus nietos (o no se ejecutará porque habrá un incendio, un plaga, un decaimiento por el camino o una decisión política) te miran con cara de ¿estáis locos? Lo cierto es que si no existieran "locos" que sepan cómo crece un bosque y qué hay que hacer para ayudarlo, permitiendo un aprovechamiento sostenible de sus recursos, muchos de los montes que conocemos hoy día no existirían como tal y desde luego muchos de ellos no aspirarían si quiera a ser un espacio protegido como es el caso de multitud de áreas de nuestra geografía, ordenadas desde el siglo XIX. Para conseguir que lo que planifiquemos y ejecutemos hoy tenga un efecto dentro de 25, 50 ó 100 años hace falta experimentar y realizar un seguimiento de esas experiencias, máxime en un entorno cambiante como el que viviremos en los próximos años. Y en la situación en la que está actualmente la inversión en I+D y la gestión forestal no es nada fácil. Os voy a contar dos casos particulares de éxito y fracaso que conozco directamente pero que podrían ser aplicables a cualquiera de los compañeros/as que trabajen con parcelas permanentes.

Parcelas permanentes de regenerado post-incendio de 25 años
(Monte Fraguas, Guadalajara, España)